sábado, 30 de junio de 2012

Capitulo 24

Volvía a casa después de un largo día de playa. La confusión en mi mente cada vez era más grande, aun que yo quería a Zayn, algo en mi interior despertaba mi interés por Harry. Cada chico era un mundo. Harry me recordaba a "What makes you beautiful" por la letra, un chico guapo y perfecto que no sabe que lo es. Y Zayn me recordaba a "One thing", estaba siempre en mi mente y tiene esa cosa que le hace tan especial. Los sentimientos me acechaban, alguna lágrima también. ¿Por qué lloraba? A lo mejor era por el deseo de querer descubrir algo con Harry pero no querer perder a Zayn. Zayn había sido el chico del que me había enamorado por primera vez, el que me hizo soñar realmente por primera vez y con el fue mi primera vez.
Toc, toc, toc. Alguien llamaba a la puerta.
-¿Quien es?
-Soy yo, Zayn -inmediatamente abrí la puerta.
-¡Amor! -me lancé a sus brazos -¿Y esa mochila?
Una mochila negra, grande, no mucho, pero lo suficiente.
-Tengo una sorpresa para ti, sólo necesito que te pongas esto -sacó una bolsa transparente de su mochila negra.
-¿Un bikini? ¿Para que quiero un bikini a estas horas? -acabábamos de volver de la playa, no conseguía entender del todo porque quería que me cambiara otra vez.
Me lo puse igualmente, me dijo que me esperaría en el portal de mi edificio con el coche. Me fui al baño, dispuesta a ponerme el regalo e ilusionada por lo que fuera que iba a pasar.
Llegué abajo, estaban Zayn con el mini-cooper de Louis.
-¿Que haces con el coche de Louis sin carnet?
-¿Quien dice que no lo tenga? -de la guantera sacó su nuevo carné de conducir. Me quedé asombrada.
-Así que te sacaste el carnet y no me dijiste nada eh.
-Fue para que la sorpresa fuera mayor, sube que tenemos que irnos.
Estaba emocionada, ¿a donde me llevaría esta vez? ¿A un viaje? No, no, llevaba un bañador, no era cosa de irse de viaje con el bikini por debajo de la ropa. A pesar de las muchas veces que le pregunté a Zayn a donde íbamos, el no dijo ni una palabra, como hacía siempre. Sonreía a la carretera, luego me miraba y decía "que bien lo pasaremos esta noche". Al fin habíamos llegado, a... ¿a la nada?
-¿Que hacemos aquí si no hay nada?
-Sígueme -se rió y se adelantó en el camino. Unos cuantos árboles después llegamos hasta la cascada de un río.
-Que bonito el sitio -quedé bastante alucinada con lo bonito y acogedor que era aquel lugar.
-No es el lugar, si no la persona.
Los besos iban uno detrás de otro, seguidos. Zayn montó una especie de para-viento de playa en la orilla del río para dejar ahí nuestras cosas, nos quitamos la ropa y nos metimos en el río.
Nos salpicábamos el uno al otro, nadábamos, chapoteábamos y eran todo sonrisas. Me agarró por la cintura con sus manos y enganché mis piernas a su torso, las caricias en el cuerpo era inevitables, los besos se nos volvían a quedar cortos y la cinta de mi bikini se fue desatando. Ahora todo el sentimiento estaba bajo el agua, uno agarrado al otro, sintiéndonos hasta los latidos de nuestros corazones. No era la primera vez que lo hacíamos, pero los nervios y el sentimiento eran los mismos. Zayn era aquel chico que hacía que mi corazón palpitara como nunca antes, Zayn Malik.
Un rato después, estábamos debajo del para-vientos tumbados en una toalla y cubriéndonos con otra, con nuestros cuerpos totalmente abrazados. Me acababa de despertar y Zayn dormía, aun que no con un sueño muy profundo.
A lo lejos, en el puente para cruzar al otro lado del río pude ver a una persona... espera, era ¿Harry? En aquel momento me quería morir de la vergüenza, estaba allí sin un pedazo de ropa como si en el mundo solo estuviéramos Zayn y yo. Cogí otra toalla y me cubrí con ella antes de incorporarme, luego me acerqué hasta el final del puente.
-Hola, ¿y tu por aquí? -Harry fue el primero en decir una palabra.
-He venido con Zayn, esta allí tumbado. ¿Como es que conoces este sitio? Zayn me dijo que nunca había nadie.
-Lo descubrimos toda la banda paseando uno de los primeros días cuando nos habíamos perdido. Necesitaba pensar y quería estar solo, pero veo que la razón por la que vine a pensar está ahora conmigo -al escuchar esas últimas palabras me ruboricé, me quedé sin palabras de golpe y porrazo.
-¿Pensar en mi?
-Sí, y en muchas otras cosas más -esto me tranquilizó un poco.
Silencio, incómodo como no podía ser, decidí cortarlo.
-Bueno, yo casi que vuelvo con Zayn, me debe de estar esperando -le dí un beso en la mejilla y me volví junto a mi novio sin volver a mirar atrás ni una sola vez, pero la idea de girar la cabeza era muy tentadora.
-Hey Zayn, despierta, me tienes que llevar a casa ya son más de las once y le dije a mi madre que no tardaría.
-Vale cariño, ahora voy -Zayn se estaba despertando mientras se llevaba las palmas de las manos a la nuca entirándose.
-Apura por favor -mientras fuí recogiendo todas mis cosas y vistiéndome.
Ya en el portal de mi casa, pero aún dentro del coche Zayn y yo nos despedíamos con corto, pero intenso beso.
-Hasta mañana, llámame -Dije mientras me disponía a salir del coche.
-¿No te falta algo? -Soltó mientras fui por el lado de su puerta desde fuera.
-¿El qué?
-Te quiero -me susurró al oído.
-Pero no más que yo -dije devolviendo el susurro y con un último pico.
Mientras subía en el ascensor pensaba en todo aquello que había sucedido esa noche, ¿era casualidad que Harry apareciera allí? ¿Y si era una señal? Tal vez me gustaría haber tenido esa experiencia con Harry en lugar de con Zayn... pero entonces recapacitaba, alto, yo quiero a Zayn. Pero luego volvían las dudas, una detrás de otra, las que no me dejaban dormir cada noche, las que me preocupaban sobre tomar una buena o una mala decisión.